Más de 68.000 al día: las baterías que se intercambian en China dejan clara la magnitud del coche eléctrico en el país

El mercado chino, en cualquiera de sus aspectos medibles, no puede compararse directamente ni siquiera con todo el europeo. Su magnitud es tal que deja en ridículo casi cualquier estadística, pero no deja de ser curioso poner las cosas en perspectiva y fijarse, por ejemplo, en la magnitud del coche eléctrico en China. Sirvan como ejemplo los intercambios de batería de Nio.
Nio ha dado a conocer los resultados operativos de su sistema de recarga y cambio de baterías para el mes de junio, destacando el número de servicios proporcionados por sus estaciones de intercambio de baterías y puntos de recarga convencionales.
Antes de entrar en números, cabe recordar que la marca china afronta las recargas de dos maneras distintas: la recarga convencional mediante un cargador y un enchufe o mediante un intercambio de baterías en estaciones especializadas. En este último caso, el coche eléctrico accede a una estación de intercambio, se posiciona en la marca señalada y un robot le sustituye en apenas 3 minutos la batería descargada por otra cargada.
Con la cuarta generación de esta tecnología (Power Swap Station 4.0), presentada recientemente, los tiempos se reducirán todavía más y prometen hacer un cambio de batería en menos de dos minutos y medio (144 segundos concretamente).
Entre el 1 y el 30 de junio, Nio realizó 2.066.358 servicios de intercambio de baterías, con un promedio 68.876 intercambios de batería diarios. Pensad sobre ello: casi 70.000 intercambios al día todos los días del mes, según datos recopilados por la propia aplicación de Nio.
Según señala la propia empresa, esos números implican que, aproximadamente, en junio se hicieron 48 cambios de batería simultáneamente cada minuto a lo largo y ancho de China. Y esto, que habla por sí solo del enorme tamaño del mercado chino, es solamente para los coches de la marca Nio.
De media, cada cliente de Nio utilizó seis veces al mes el servicio de intercambio de baterías. La duración media ronda los tres minutos, menos que llenar completamente un depósito de combustible en un coche con motor de combustión. Según datos de la marca, el 79,9% de los propietarios tienen una estación de intercambio de baterías a menos de 3 kilómetros de su domicilio u oficina.
Otro dato interesante es que Nio hizo más intercambios de batería que recargas convencionales: Nio proporcionó 1.922.141 servicios de recarga en junio, y eso que el 84% de ellas fueron a vehículos eléctricos de marcas diferentes a Nio.
Según datos de la compañía, el 54,14% de la energía que consumieron sus clientes (o sus coches, mejor dicho) provino de estaciones de intercambio de baterías; el 23,79% de cargadores domésticos; el 18% de cargadores de terceros proveedores y el 4,07% de estaciones de carga públicas de Nio.
En junio, la compañía añadió 12 estaciones de intercambio de baterías en China, elevando el total de estas instalaciones a 2.439 al final del mes. La marca ha empezado a construir estaciones de intercambio de baterías en Europa, con 45 estaciones abiertas a día de hoy, la mayoría de las cuales (17) se encuentran en Alemania.
Para esa fecha, la compañía contaba con 2.287 estaciones de carga rápida con un total de 10.472 cargadores. Además, contaba con 1.609 estaciones de carga lenta (también conocidas como “carga en destino”) con casi 12.300 cargadores.
El pasado junio también fue un mes récord de ventas, con 21.209 coches entregados. Desde su fundación y hasta el 1 de julio de 2024, Nio lleva vendidos 537.020 vehículos, todos ellos eléctricos.
Redactor y probador de Híbridos y Eléctricos, desde 2019 cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas