Rivian revela los secretos de su nueva plataforma con motores en rueda, más baterías y software actualizado

El mercado de los coches eléctricos está dominado por SUV que no están pensados para salir del asfalto. Eso no quiere decir que no existan opciones 4×4 reales que, por ahora, están copadas por modelos térmicos. Estos mantienen arquitecturas que precisa de diferenciales ubicados entre ejes y entre cada par de ruedas, que se utilizan para bloquear y distribuir la tracción de forma independiente a cada una
Estas configuraciones, combinadas con ayudas electrónicas como el control de tracción y el control automático de descenso, permiten a estos 4×4 tradicionales superar prácticamente cualquier obstáculo, por muy desafiante que sea. Además, aspectos como los ángulos de entrada, salida, ventral y la altura al suelo juegan un papel crucial en estas aplicaciones. Fabricantes como Rivian han dado la vuelta a toda esta tecnología con plataformas eléctricas que no precisan tanta complejidad mecánica.
En el caso de los americanos destaca la capacidad que tienen sus modelos de albergar hasta cuatro motores eléctricos, cada uno de ellos responsable de gobernar una de las ruedas. Esta disposición permite controlar cada motor de manera independiente, aprovechando el par instantáneo característico de esta tecnología de propulsión. Entre las ventajas de esta configuración está la eliminación de los diferenciales que son sustituidos por el software de control de los motores.
Hace unos días, Rivian ha revelado los detalles de la actualización de la plataforma R1 BEV, anunciando la implementación de mejoras significativas en la potencia, el rendimiento y la autonomía.
Una de las novedades más destacadas es el uso de motores fabricados internamente en configuraciones de tres y cuatro propulsores por coche, una evolución respecto a las versiones anteriores que dependían de unidades suministradas por Bosch. Hasta ahora, solo las variantes de doble motor de los modelos R1T y R1S utilizaban las unidades de propulsión internas de Rivian.
Los paquetes de baterías han sido renovados con módulos rediseñados y un empaquetamiento más eficiente. Estas dos novedades no solo facilitan su fabricación y mantenimiento, sino que también proporcionan una autonomía estimada de hasta 675 km.
Para aquellos clientes que desean un vehículo más asequible, Rivian pone a su disposición una nueva química de baterías, de litio ferrofosfato (LFP) con una autonomía estimada según el ciclo de homologación EPA americano de 435 km.
Para mejorar aún más la eficiencia, la nueva plataforma introduce un sistema térmico rediseñado basado en bomba de calor que no solo mejora el confort dentro del habitáculo, sino también para maximizar la eficiencia energética.
Además, la arquitectura eléctrica y el software han sido completamente renovados. Según Rivian, esto implica la reducción de las 17 unidades de control electrónico (ECU) presentes en los vehículos de primera generación a solo siete. Este cambio no solo maximiza la eficiencia del vehículo, sino que también permite eliminar aproximadamente 2,6 km de cableado en cada vehículo, lo que implica un menor peso.
Redactor y probador especializado en vehículos eléctricos y movilidad sostenible. Escribe en Híbridos y Eléctricos desde 2017. Es ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y Técnico especialista en vehículos híbridos y eléctricos por la SEAS. Ha trabajado en medios como Movilidad Eléctrica y Km77.
Temas

source

Relacionadas