Volvo detecta un problema en el EX30 y llama a revisión a 72.000 unidades en todo el mundo

No es ningún secreto que Volvo está teniendo problemas a la hora de crear el complejo software que alimenta a sus coches eléctricos más modernos. El Volvo EX90 lleva más de un año de retraso por dicho problema, aunque recientemente parece haber solucionado la papeleta. La producción ya ha arrancado y se espera que las primeras unidades lleguen pronto a Europa. El desarrollo del Volvo EX30 parecía haberse librado de los problemas, pero no. Tras llamar a las puertas del mercado eléctrico masivo, el SUV eléctrico acaba de toparse con el primer problema serio de su vida comercial. 72.000 unidades en todo el mundo han sido llamadas a revisión por un problema en el software.
Ya desde el principio Volvo supo que había encontrado un filón con su eléctrico más pequeño y barato. El EX30 ha sabido conquistar a un buen puñado de conductores en todo el mundo. Hace apenas unos meses que está a la venta y ya es habitual encontrárnoslo por las calles y las carreteras. Todo un Volvo, eléctrico, por 37.500 euros. Vale que hay otros coches eléctricos más baratos, pero estamos hablando de un SUV de una de las marcas premium más prestigiosas de todo el mundo. Los suecos se han adelantado a la competencia. Alemania tardará en ponerse a la altura y esa ventaja será aprovechada por el EX30 para vender muchas unidades.
Sin embargo, para alcanzar el verdadero éxito a veces hay que sortear diferentes obstáculos que aparecen en el camino. Volvo tiene ante sí el primero de la era EX30. Se trata de una llamada a revisión global. Es decir, todos los EX30 producidos y vendidos en todo el mundo están afectados por un fallo en su código. Tal y como ya han informado a sus clientes, Volvo ha encontrado un pequeño defecto que si bien no afecta a la seguridad o al comportamiento del coche sí debe ser reparado para garantizar el óptimo funcionamiento de los sistemas. El velocímetro de la pantalla central puede entrar en modo de prueba cuando el coche arranca.
Si bien pocos usuarios han detectado el problema, Volvo asegura que es posible que sólo unos pocos de los 72.000 coches afectados presenten dicho inconveniente. Tal y como se ha confirmado a Europa Press, en España hay afectados 2.000 vehículos, todas las unidades vendidas hasta la fecha. Los clientes serán informados a la mayor brevedad posible sobre qué medidas deben tomar. La reparación es sencilla. Se podrá acudir al taller o bien se podrá corregir mediante una actualización remota. Un parche que será instalado en el vehículo y que el propietario puede bajar por sí mismo sin mayores inconvenientes. Se espera que el problema esté corregido en apenas unos días.
A pesar de que estamos hablando de un problema menor, las acciones de la compañía han caído un 3,5% desde que fuese anunciado el contratiempo. Como ya hemos dicho más arriba, Volvo se está enfrentando a más problemas de los imaginables a la hora de crear el complejo software de sus coches eléctricos más modernos. Mientras tanto, la compañía está tomando las medidas necesarias para minimizar el impacto de una posible subida de aranceles de Europa a los productos chinos. El éxito del EX30 y el inminente lanzamiento del EX90 en el Viejo Continente han provocado que Volvo vaya a derivar casi toda la producción de ambos modelos a Bélgica.
Ingeniero de carrera y periodista de motor por placer y pasión. Redactor de Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas