La OCU destaca estos 3 coches eléctricos y advierte que la sostenibilidad no debe ser un lujo

En España, solo el 5,5% de los vehículos en circulación son eléctricos, una cifra significativamente inferior a la media europea, que es aproximadamente del 15%. Así lo afirman los datos del último Barómetro de la Electromovilidad de 2023 elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC). Esta cifra sitúa a España como uno de los países más rezagados en cuanto a penetración del coche eléctrico en el mercado.
El análisis publicado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) obtiene el mismo resultado. La tendencia creciente de los últimos años se ha visto estancada en los últimos meses a pesar del aumento de la oferta y los beneficios económicos y medioambientales de esta tecnología. La OCU analiza las razones que provocan esta situación y destaca tres coches eléctricos que destacan sobre el resto.
Los coches eléctricos se enfrentan a dos desafíos principales. El primero es la necesidad de contar con un lugar donde recargarlos diariamente a un precio asequible, ya sea en casa o en el trabajo. Sin esta infraestructura, el uso de coches eléctricos se vuelve impracticable.
El segundo son los altos precios de compra, que aunque están disminuyendo, siguen siendo elevados. El estudio de la OCU incluyó vehículos con precios inferiores a 54.450 €, que son todos aquellos que pueden beneficiarse de las subvenciones del Plan Moves III. Esta ayuda estatal ofrece hasta 7.000 euros de ayuda (si se achatarra un coche antiguo). A pesar de estas ayudas, solo tres de los modelos analizados tienen un precio inferior a 30.000 euros antes del descuento.
Por otro lado, la autonomía es un aspecto crucial para los usuarios a la hora de elegir un coche eléctrico. El análisis de la OCU muestra que, en los automóviles más pequeños, la autonomía varía significativamente: desde los 180 km del Honda-e Advance hasta los 375 km del MG ZS EV. En los compactos y berlinas, la autonomía generalmente supera los 300 km, llegando hasta 536 km en el Polestar 2 Long Range, lo cual es suficiente para recorridos largos.
El estudio evaluó, entre otras cosas, la seguridad, la estabilidad, el comportamiento en carretera y la eficiencia de frenos, entre otras categorías de los diferentes modelos de coches, destacando entre otros a estos tres:
La OCU destaca una realidad del mercado actual: la sostenibilidad no debe ser un lujo accesible solo para unos pocos. En un contexto de presión sobre las economías familiares, muchas familias no pueden permitirse un coche eléctrico debido a su elevado coste, y mucho menos dos vehículos, uno eléctrico, para la ciudad, y otro de combustión, para viajes largos. Los altos precios de los coches eléctricos actuales convierten la opción sostenible en un privilegio reservado para las economías más acomodadas, excluyendo a una gran parte de la población de la posibilidad de contribuir a una movilidad más verde.
También destaca que para fomentar la movilidad sostenible es esencial mejorar la infraestructura de recarga en España. Señala la necesidad de instalar más cargadores públicos, tanto lentos y a precios asequibles en las vías públicas, para los 9 millones de coches sin garaje, como rápidos en las carreteras, con opciones de pago en efectivo, tarjeta y una app única.
Además, considera crucial aumentar las ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos y facilitar que estos descuentos se apliquen directamente en la compra, sin tener que esperar meses para recibirlos. La sostenibilidad no debe ser un privilegio exclusivo para unos pocos.
Redactor y probador especializado en vehículos eléctricos y movilidad sostenible. Escribe en Híbridos y Eléctricos desde 2017. Es ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y Técnico especialista en vehículos híbridos y eléctricos por la SEAS. Ha trabajado en medios como Movilidad Eléctrica y Km77.

source

Relacionadas