SEAT seguirá teniendo coches de combustión en su gama hasta 2032. Qué sucederá después no se sabe

Al contrario de lo que se vaticinaba hasta hace unos años, la histórica compañía española no desaparecerá del mapa. Sí se contaba ya con que su evolución girase en torno a los vehículos eléctricos urbanos, tipo motocicletas, patinetes o el pequeño cuadriciclo basado en el Silence S04 que llegará muy pronto. 
Sin embargo, nuevos datos respaldan la idea de que SEAT no tendrá una gama eléctrica íntegramente formada por los mencionados vehículos hasta dentro de mucho tiempo. Según apuntan desde el medio La Tribuna de Automoción, la firma española seguirá contando con vehículos de gasolina hasta, al menos, el año 2032. Esta información ha llegado de la mano de fuentes cercanas a la decisión de continuar comercializando estos modelos, aunque no se han especifican nombres o puestos. 
Recientemente se pudo saber que SEAT podría eliminar de su gama estos vehículos alrededor del año 2029 o 2030. Concretamente, en ese momento, desaparecerían para siempre los Ibiza, Arona y León térmicos. El SEAT Ateca, por su parte, ya lo habría hecho unos años antes. Sin embargo, según apuntan desde el mencionado medio, la cúpula del Grupo Volkswagen habría acordado alargar este plazo hasta el mencionado 2032.
No obstante, haber alargado esta fecha ‘final’ hasta el 2032 no implica que esta sea una decisión definitiva. Los diferentes movimientos de los próximos años, como la legislación política o el índice de ventas de los propios vehículos, podrían hacer variar esta fecha hacia más allá de ese año o incluso antes del mismo. 
Lo que queda claro, es que la verdadera fecha límite para la comercialización de estos será el año 2035, cuando la Unión Europea implante la famosa prohibición de vender coches con motores térmicos bajo su capó (híbridos incluidos). 
Este ‘tiempo extra’ podría ser más que suficiente para que el mencionado Grupo Volkswagen llegase a un acuerdo sobre cómo obrar con SEAT en el largo plazo, especialmente una vez superada la barrera del año 2035. 
Bien es conocido que la firma española está preparando su propia alternativa del Volkswagen ID.1, un coche eléctrico que, a priori, debería partir de un precio no superior a los 20.000 euros. Este llegaría como sustituto espiritual del mítico SEAT Mii Electric, el cual dejó de comercializarse hace unos años. 
Por otro lado, se desconoce qué pasará con los ya conocidos Arona, Ibiza y León hasta el año 2032. Presumiblemente, estos contarán con nuevas actualizaciones futuras para seguir manteniéndose al día en cuanto a tecnología o equipamiento, frente a CUPRA que será la que sí incluya toda la gama de modelos más actualizadas del Grupo Volkswagen, especialmente con mecánicas eléctricas o electrificadas. 
Recordemos que, a día de hoy, SEAT no cuenta con ningún vehículo totalmente eléctrico en su gama, aunque sí oferta variantes híbridas enchufables. Esta veda debería volver a abrirse cuando llegue al mercado el ya mencionado ‘SEAT ID.1’, allá por el año 2027 o 2028.
Redactor en Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible. Fotógrafo profesional con experiencia en cualquier vertiente de la producción audiovisual. Técnico en Audiovisuales y Máster en Periodismo y Comunicación Digital por la Universidad Autónoma de Barcelona.
Temas

source

Relacionadas