Toshiba encuentra la fórmula para que las baterías carguen rápido sin estropearse y sean más seguras

Los tentáculos de Toshiba en el sector tecnológico y electrónico abarcan múltiples productos, incluidas las baterías. Las compañía japonesa, junto con Sojitz Corporation y la brasileña CBMM, acaba de presentar la nueva generación de las baterías SCiB, que utilizan óxido de titanio y niobio (NTO) en el ánodo y consiguen unas prestaciones sensaciones, especialmente en lo que a recarga rápida y seguridad se refiere.
Estas tres compañías han celebrado una ceremonia donde han presentado un prototipo de autobús eléctrico equipado con esta innovadora batería, de nombre comercial SCiB Nb, la cual puede cargarse en sólo 10 minutos y ofrece una elevada densidad energética.
Este autobús ha comenzado sus pruebas y operaciones de demostración en la planta industrial de CBMM en Araxá (Brasil). Esta compañía es el mayor productor mundial de niobio, uno de los ‘ingredientes’ clave de esta batería.
El autobús ha sido desarrollado por la división brasileña de Volkswagen Truck & Bus y será utilizado en la planta de CBMM para recopilar datos sobre las características de la batería NTO y el funcionamiento del vehículo, lo que permitirá realizar los ajustes necesarios para su comercialización.
Este autobús será el primer vehículo eléctrico del mundo impulsado por una batería de iones de litio con ánodos de NTO, lo que allana el camino hacia la comercialización de esta tecnología. El objetivo es lanzar al mercado esta batería de nueva generación en la primavera de 2025.
El óxido de titanio y niobio (NTO) ofrece el doble de densidad energética por unidad de volumen teórica en comparación con el ánodo de grafito, que es el material utilizado generalmente en las baterías de iones de litio actuales. Según datos de Toshiba, esta batería tiene una densidad energética volumétrica de 350 Wh por litro con un voltaje nominal de 2,3 V.
Además, el uso de óxido de niobio en el ánodo de las baterías aporta características especiales a este componente. Al alojar litio a un voltaje inherentemente estable, proporcionan mayor seguridad y menor riesgo de incendios. Debido a su estructura cristalina abierta, que facilita la intercalación del litio, permite cargas muy potentes (en unos 10 minutos) sin causar daño a la batería.
No sólo son más seguras, también tienen una vida útil más larga que las baterías convencionales actuales. Según Toshiba, mantienen más del 80% de su capacidad después de 10.000 ciclos de carga. Un ciclo de carga significa que se ha consumido toda la energía de la batería, aunque no necesariamente se realice en una sola carga. Pasar del 100% al 0% es un ciclo de carga. Pero si pasas del 100% al 50%, después la recargas al 100% y gastas otro 50%, contará como un ciclo de carga.
Relacionado con esto, hay otro aspecto muy interesante: se pueden utilizar entre el 0% y el 100% sin mermar su salud, a diferencia de las baterías de litio ricas en níquel, las cuales se recomienda utilizar entre el 20% y el 80% para alargar su vida útil.
El primer acuerdo de estas tres compañías se firmó en junio de 2018. Después firmaron otro acuerdo de desarrollo conjunto en septiembre de 2021 para diseñar procesos de producción en masa de estas baterías, principalmente dirigidas a aplicaciones en vehículos comerciales eléctricos.
En agosto de 2023, las tres empresas firmaron un acuerdo conjunto de ventas y marketing para construir una cadena de suministro y promover actividades comerciales. En este sentido, será Sojitz la encargada de gestionar la cadena de suministro y las ventas, mientras que CBMM será fundamental para suministrar el niobio.
Redactor y probador de Híbridos y Eléctricos, desde 2019 cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas